Termosudación

La Termosudación o “Termolipolisis”, consiste en la aplicación de calor con fines terapéuticos

La definición del término termolipólisis es: pérdida (lisis) de grasa (lipo) por medio o en relación con el calor (termo).

El calor es un agente terapéutico natural y su uso se remonta a los tiempos antiguos, ya que los Griegos, Romanos y Egipcios lo utilizaban con éxito en el tratamiento de múltiples dolencias.

facial-y-corporal-1

Por su eficacia la Termosudación ha seguido utilizándose hasta hoy, si bien se han modificado y perfeccionado las técnicas de aplicación de calor.

Los tratamientos que se pueden realizar con esta técnica son múltiples. Para el caso que nos interesa, la obesidad, también existen aplicaciones.

La Termosudación se utiliza para tratar la celulitis, adiposidades localizadas y casos de obesidad generalizada

La Termolipólisis se basa en la degradación de las grasas (triglicéridos), almacenados en los tejidos adipositos o células grasas, por medio de un aumento de la temperatura local.

termoestimulacion6

Con este aumento de temperatura activamos el metabolismo celular, y con ello el consumo de grasa en la zona que trabajemos, siendo esta grasa desechada por el organismo en las siguientes 24-48 horas.

Mediante este aumento de la temperatura corporal se consigue incrementar la sudoración del organismo y dar lugar a la pérdida calórica por evaporación de agua superficial, así como al significativo aumento del metabolismo intracelular adipocitario, que persiste mucho tiempo después de finalizada la sesión del tratamiento.

Efectos fisiológicos de la Termosudación

Para su normal desarrollo el ser humano debe mantener una temperatura constante que oscila entre los 35 y 36 grados. Para ello dispone de mecanismos de autorregulación encargados de bajar o subir la temperatura cuando ésta se sale de sus márgenes.

Cuando aumenta la temperatura, el organismo se comporta

  • Aumenta la sudoración, lo que supone una pérdida calórica por evaporación de agua superficial y una hiperventilación pulmonar con eliminación de vapor de agua.
  • Cuando la aplicación de calor se realiza de forma localizada sobre una zona anatómica se producen una serie de efectos locales de interés terapéutico.
  • A nivel celular se produce un estímulo del metabolismo con el consiguiente incremento de todas las funciones celulares.
  • A nivel circulatorio se produce una vasodilatación.
  • La hipertermia ayuda al estímulo metabólico celular, pero además es la responsable del efecto antiinflamatorio que produce el calor al aumentar el aporte de elementos de defensa en la zona.
  • En el sistema nervioso el calor actúa sobre las terminaciones nerviosas produciendo un efecto sedante.
  • En la piel se produce eritema y sudación. Los músculos se relajan y se produce un efecto antiespasmódico y descontracturante.
  • Sobre el tejido adiposo se produce una estimulación del catabolismo de la grasa, lo que es de especial interés en tratamientos de estética corporal.
  • Según la ley de Van Hofft, un incremento de temperatura de 4 °C produce un aumento del metabolismo del orden del 200 al 300 % respecto al metabolismo normal.

Las técnicas de Termosudación varían dependiendo del tratamiento que se desee realizar. Por ejemplo, cuando se trata una celulitis el calor debe penetrar hasta la hipodermis. Si se trata de una obesidad generalizada el calor debe aplicarse en todas las zonas afectadas y penetrar hasta el panículo adiposo y en el caso de una contractura muscular el calor localizado debe alcanzar la masa muscular.

Planes y Ofertas