Hemos escuchado muchas veces, diversas frases sobre belleza que nos hemos creído sin dudas y hemos repetido cuando desconocemos de dónde se han sacado. Y es que en el mundo de la belleza hay muchos mitos, y muchas verdades también. ¡Hoy aclaramos algunos de ellos!

  1. Tocarse los granitos es malo. VERDADERO

Los granitos al tocarlos pueden infectarse aún más y engrasarse. Por eso, no deben tocarse. Si te incomodan opta por realizarte un tratamiento facial que recupere la apariencia y estado de la piel.

  1. Los anticelulíticos no funcionan. FALSO

Si es bueno, los resultados se notan. Pero ojo, no vale con realizar el tratamiento solo, también hay que hacer ejercicio, beber mucho agua y seguir una dieta sana.

  1. Si no me maquillo, ese día no tengo que limpiar la piel. FALSO

Todos, todos los días debemos limpiar y desmaquillar la piel ya que acumula impurezas, suciedad y polución. Hagamos una prueba, pásate un algodón esta noche si no te has maquillado y sorpréndete.

  1. Con beber 2 L de agua ya estoy hidratado. FALSO

Si crees que es suficiente y es un sustituto de crema para la piel, estás equivocado. El agua ayuda sí, pero las cremas son las que actúan por fuera.

  1. Quítate una cana y te saldrán siete. FALSO

Te saldrá otra cana, quizá en el mismo lugar o no, pero porque es ley de vida.

  1. Los cosméticos caducan. VERDADERO

Normalmente duran un año o puede que más. Si cambian de color, olor o textura… ¡a la basura!

  1. Las manchas blancas en las uñas es por falta de calcio. FALSO

Se trata de microfracturas por los golpes que nos damos de forma involuntaria. Ya sea por las manchas, o porque se rompen con facilidad, y para reforzar y recuperar su salud opta por realizar un tratamiento de reparación de uñas.

  1. Lavarse el pelo todos los días hace que se vuelva graso. FALSO

El poco tiempo que el champú está en contacto con nuestro cuero cabelludo hace que sea imposible que le afecte. Es cierto que un cabello graso debe lavarse con más frecuencia que uno seco, pero no lo transforma.

  1. Hay que empezar a utilizar un antiage a partir de los 25 años. VERDADERO

Y es que más vale prevenir que curar. Además de esto, protegerse del sol, una buena limpieza facial diaria e hidratación son las claves. Nosotros siempre recomendamos que los tratamientos estéticos antiedad se empiecen en torno a los 30 años.

 
Share This